Isabel Palomar

Isabel Palomar llegó a la Ribera del Duero en 1999 después de estudiar Enología en Burdeos. En un pequeño rincón burgalés llamado La Horra encontró unas tierras de viña vieja de las que inmediatamente se enamoró. Era fácil querer a aquel terruño en el que las uvas nacen con una calidad exquisita.

Desde Burdeos a Ribera del Duero

Así comienza la historia de la enóloga Isabel Palomar. De raíces familiares originarias de Aranda del Duero (Burgos), no es de extrañar que desde muy joven, entre viñas y vendimia a vendimia, le entrase esa inquietud que forja a muchos futuros enólogos.

Así, un buen día decidió completar sus estudios de Enología en Burdeos con la firme convicción de que regresaría a su tierra para elaborar un vino para la D.O. Ribera del Duero. Tiempo después, le surgió la oportunidad de comprar las viñas anheladas desde hacía años. Dos hectáreas de viñedo viejo plantadas en tresbolillo de suelos pobres donde predomina la caliza y cascajos; cepas de más de 80 años a 900 metros de altitud en una bonita ladera de orientación norte-sur en La Horra. A su sueño lo llamó Altos del Terral.

isabel

Elegancia y Tempranillo

“Un proyecto de pequeño volumen donde cuido al máximo los detalles y mantengo mis ideales marcados”. Así lo define Isabel. Su objetivo es logar la elegancia de los vinos borgoñones conservando las características de la Tempranillo. Y desde luego que lo consigue. Altos del Terral T1 2008, su primer vino, tiene una potente y aromática nariz, una boca redonda y bien estructurada, marcado todo ello por una sutileza envolvente. Un gran trabajo de barricas, todas ellas francesas y provenientes de cuatro tonelerías, marca la diferencia. Esto, unido al mimo de la materia prima y su cuidada elaboración (fermentación en conos, maloláctica en barrica, battonage y crianza de 15 meses), hace de Altos del Terral T1 un vino que cumple con creces las expectativas de calidad. Su creadora lo tiene claro, no concibe un vino sin un control exhaustivo de la materia prima.

Para ella es fundamental conocer el terreno y la uva que se va a trabajar para obtener lo mejor de ella: “En Enología combino los avances de los que disponemos hoy en día con el respeto a lo bueno de la tradición de nuestros abuelos, el secreto está en lograr el equilibrio. Para hacer un gran vino hay que pisar la tierra”.

Paco Casas

Paco Casas llegó a la Ribera del Duero en 1996 después de estudiar -al igual que Isabel-  Enología en Burdeos. Enólogo de reconocido prestigio ha elaborado vinos en varias Denominaciones de Origen, desde Ribera del Duero hasta Toro, Rueda o Valdeorras,  donde ha desarrollado su proyecto más reciente.

Innovación y Desarrollo

A partir de la vendimia de 2016, se incorpora a la empresa Paco Casas, marido de Isabel y enólogo con amplia experiencia en La Ribera (más de veinte vendimias a sus espaldas).

Además, se incrementan los esfuerzos en el estudio de los suelos en las viñas, para conocer mejor la materia prima.

En bodega, se implantan controles de calidad cada vez más exhaustivos y aparecen tecnologías modernas como un seleccionador de bayas después del despalillado o una mejora en la climatización, tanto de la sala de barricas, como de la bodega de producto terminado y del dormitorio de botellas.

paco